EL RASTRO DE TU SANGRE EN LA NIEVE

Al anochecer Nena Daconte se encontraba en su automóvil junto a Billy Sanchez De Avíla, ambos estaban por cruzar la frontera que les dirigía hacia Madrid, ambos eran dos jóvenes que se habían casado a temprana edad.

Nena Daconte iba adelante acompañando a su marido, iban rumbo a su luna de miel, Nena Daconte recuerda que hace pocas horas que cuando le entregaron unas rosas como señal de felicitación, ella se pincha el dedo con la espina de la rosa y durante el trayecto se iba quejando de ese dolor.

Pasaron las horas y Billy seguía conduciendo sin descansar pese a no haber almorzado después de la boda, Nena Daconte sintió que su blusa estaba mojada y al mirar hacia ella se llevó una gran sorpresa estaba llena de sangre, Billy se puso nervioso y querían encontrar un lugar para hacerle curar pero no encontraron nada y el hospital más cercano estaba a dos horas de viaje.

Esas dos horas de viaje les pareció las más largas del mundo, pero al final llegaron a esa ciudad y se dirigieron de inmediato hacia un hospital, era un día martes del mes de agosto.

Una vez que llegaron al hospital fueron recibidos por un doctor quién les dijo que Nena Daconte tenía que ser intervenida de inmediato y pidió a Billy que se retirara del lugar y el abandonó el Hospital y se fue a una fonda cercana a comer algo, después de una hora retorna al hospital y le dicen que las visitas son solo los días martes y que no podía ingresar, entonces Billy tuvo que alojarse en el hotel del frente del hospital para saber los resultados de Nena Daconte ya que faltaba una semana para el próximo martes, esa semana fue la más larga de su vida, pero al fin llego el martes siguiente y fue al hospital a ver a Nena Daconte y se llevó la gran noticia de que ella había fallecido, en ese momento no supo más que hacer y comunicó a toda la familia para que ella fuera velar y su muerte había sido causada por el rastro de la sangre en la nieve.