EL VERANO FELIZ DE LA SEÑORA FORBES

Un día dos hermanos habían llegado de sus clases de natación y cuando se terminaban de sacar sus trajes vieron en la puerta una serpiente negra clavada en la puerta, los niños se asustaron y de repente salio la señora Forbes y los reprendió, pero antes les había dicho que el animal se llamaba “morena helena”. Orestes el que les enseñaba a nadar también fue reprendido por que el había sido el que colgó a la morena.

La señora Forbes los mando a bañarse y que se alistaran para comer, cuando se sentaron a comer los niños se dieron cuenta de la carne y la señora Forbes les dijo que era una morena y que la tenían que comer, el hermano menor se molesto y no comió y el hermano mayor que ya había dado el primer bocado no le dio gracia, la señora Forbes los hizo comer pero entonces cuando el hermano menor intento comer, vomitó, la señora Forbes lo mando a cambiarse y a lavarse, pero el niño después ya no quiso comer y la señora Forbes le dijo que si no comía no había postre y fue cuando el hermano mayor dijo que tampoco quería, entonces también se les suspenderá la televisión- dijo la señora Forbes- y el hermano mayo igual no quiso comer y mucho menos el menor.

Los hermanos se dieron cuenta de que la señora Forbes siempre los trataba de educar pero ella también tenia sus desvíos y no se corregía a si misma y entonces el hermano decidió matarla envenenándola con un vino que su padre guardaba en una botella que estaba en un baúl, los niños cambiaron el vino que la señora Forbes tomaba por el vino que había en el baúl.

La señora Forbes hacia tres días que no proba su vino y una noche cuando los niños se fueron acostar se dieron cuenta de que la señora Forbes había caído y tomo el vino envenado. A la mañana siguiente los niños la veían muy cambiada, la señora Forbes acompaño a los niños a sus clases de natación y a la hora de la cena, el hermano menor no quiso la sopa y fue cuando la señora Forbes dijo que hicieran lo que sea que ella ya no existía. En la noche de ese mismo día los niños se fueron a dormir y escuchaban a la señora Forbes que cantaba y que poco a poco su cantar se desaparecía.

A la mañana siguiente los niños se despertaron mas tarde que lo debido se fueron a bañar con Orestes e hicieron lo que querían, cuando llegaron a su casa vieron que habían muchos policías y ellos tuvieron miedo a que los describieran y fue cuando los niños miraron a los policías medir la habitación y tomaban fotografías, cuando los niños vieron que la señora Forbes estaba medio cuerpo en el piso y desnudad, con mucha sangre seca en el cuerpo y con cortadas se dieron cuenta que ella misma se había apuñalado cuando cantaba.